Cómo ahorrar combustible es uno de las situaciones que más preocupa a los conductores.
Con unos pequeños consejos, basados en la planificación y el buen mantenimiento del vehículo, vamos a ver cómo podemos reducir la cantidad de dinero que destinamos a llenar el depósito por completo. Si se aplican en el día a día, tendrá su repercusión en el futuro. Además, la mayoría de consejos que vamos a dar, también son buenos para no estropear el coche antes de tiempo, y darle una vida más útil y larga.

La garantía es un coche en condiciones óptimas
El desgaste, la presión ineficiente de los neumáticos o el exceso de carga en el maletero, son componentes que aumentan el consumo de combustible por kilómetro recorrido. De esta forma, vemos la importancia, con solo unos ejemplos, de cómo el orden y el mantenimiento juegan un papel clave en este aspecto. Si vas a realizar un viaje largo, lo mejor que puedes hacer es revisar bien tu coche. Seguramente el maletero vaya completo. Pero el resto de aspectos si pueden estar cubiertos. Lo que es, en definitiva, una puesta a punto en condiciones.

Planifica los viajes: la mejor manera de ahorrar combustible
Los cambios de ruta, o usar el coche sin necesidad, hacen que de manera poco previsora, gastemos más. Aunque esto es difícil de controlar, siempre está bien saberlo. La improvisación suele ir más en contra del ahorro de lo que pensamos.

En caso de duda durante el recorrido, siempre es mejor detenerse (en su sitio habilitado y seguro, claro), ver cómo seguir de manera eficaz, y continuar la marcha. Pensamos que al detenernos perdemos tiempo, pero a la larga, lo ganamos y fomentamos la forma adecuada de ahorrar combustible.

Velocidad uniforme
Los acelerones son el principal enemigo del control de gasto de combustible. Por lo que uno de los mejores hábitos que puedes aplicar en tu actividad al volante, es mantener una velocidad lo más constante posible. En ciudad es más complicado, pero en trayectos medios o largos por carretera, sí es una opción fácil de llevar a cabo.

Mejor aire acondicionado que las ventanillas bajadas
Si sientes la necesidad de tener que reducir la temperatura del interior del vehículo, es mejor que optes por el aire acondicionado. Las ventanillas bajadas suponen un gasto ligeramente superior, y es como todo, si lo adoptamos como hábito, tendrá su repercusión positiva a largo plazo.

Cuidado a la hora de arrancar: aprende cómo ahorrar combustible
Evita una arrancada y puesta en marcha brusca. Esto no solo puede tener una repercusión negativa en el gasto de gasolina, sino también en el desgaste del coche. Por lo que la calma, como siempre, es mejor que las prisas.