Tras el paso del temporal apodado “Filomena” se ha evidenciado la necesidad de estar preparados para las condiciones de climatología adversas durante la conducción. Es por esto que la DGT se ha adelantado al próximo y ha publicado una serie de consejos a tener en cuenta antes de un temporal de lluvia y viento.

Las claves para que nuestro vehículo esté listo para un temporal son los neumáticos y los limpiaparabrisas. Los primeros deben estar en perfecto estado y tener una banda de rozadura que garantice la evacuación del agua, ya que como punto de unión entre el vehículo y la calzada su estado óptimo nos permitirá evitar deslizamientos. Mientras tanto, los segundos son el elemento clave de la visibilidad.

La DGT incluye además de estas dos bases imprescindibles cinco consejos más para conducir con lluvia de forma segura. Advierte que además del vehículo también debe estarlo el conductor, de forma que si éste es sorprendido por el temporal durante la conducción pueda mantener el control del coche. Primero reduciendo la velocidad, seguido de aumentar la distancia de seguridad y además usando las luces de cruce para una mejor visibilidad.

Si es el caso de que además de lluvia el conductor se encuentra con fuertes rachas de viento las recomendaciones serían:

  • Mantener una firme sujeción en el volante.
  • Movimientos suaves y progresivos.
  • Usar un régimen alto de revoluciones en el motor que permita mantener la trayectoria del vehículo con más facilidad.
  • Precaución extrema en adelantamientos, sobre todo los de gran tamaño por el conocido “efecto pantalla” que el aire produce.
  • Debido a que la incidencia del viento será mayor tener un cuidado especial en la salida de túneles y zonas muy protegidas.