Desde hace algún tiempo se está llevando a cabo un cambio por parte de la DGT al sistema de etiquetas buscando endurecer los criterios. Entre tanto, las marcas avanzan en sus modelos creando tecnología que aprueba las características de esas etiquetas con nota, este es el ejemplo de los vehículos microhíbridos (MHEV) o los de Gas Licuado Petróleo (GLP).  Pero, ¿cuál es mejor?

En este caso no hablamos de mecánicas, si no de sistemas de propulsión que conceden la misma etiqueta a ambos motores. Aunque antes de empezar con las ventajas y desventajas de cada modelo veamos, ¿qué ventajas tiene un vehículo ECO?

  • No pagan el impuesto de circulación
  • Se benefician de un descuento en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica
  • No tienen restricciones a la hora de entrar en las zonas de bajas emisiones de las ciudades
  • En Madrid tienen un descuento del 50% al aparcar en zonas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER)

Los MHEV consisten en un tipo de hibridación ligera que rebajan las emisiones y el consumo, aunque este ahorro es mínimo y para nada comparable con un híbrido autorrecargable.

Por otro lado los GLP optan por combustibles basados en gas, que constituyen una alternativa respetuosa con el medio ambiente, emitiendo menos CO2 y NOx, además de ser un combustible muy económico. Sus desventajas: rendimiento energético menor, perdiendo potencia y pocas zonas de repostaje, de momento.

Infórmate sobre cuáles de nuestros modelos de Carza Ocasión cumplen con las etiquetas ECO en nuestras instalaciones de Zaragoza o Gipuzkoa.